En la diferencia está la igualdad

Blog del Observatorio Generación & Talento
En la diferencia está la igualdad

Ángeles Alcázar, socia directora del Observatorio Generación & Talento, participó en la mesa redonda “En la diferencia está la igualdad”, organizada por Formación Correos para sus empleados. Moderada por Javier Cantera, presidente de Auren BLC, participaron también en la mesa: Miguel A. Castro, co-fundador de REDI, experto reconocido dentro de la comunidad LGTB en la empresa, y Eva Levy, socia directora de Eva Levy & Partners, dedicada a la defensa de la igualdad de hombres  y mujeres dentro de la empresa, por una carrera directiva femenina sin barreras.

La mesa redonda comenzó hablando de diversidad e igualdad de oportunidades. Según expresó Ángeles Alcázar, “lo diverso es fuente de riqueza, de innovación y productividad”. “La  diversidad es una característica de la sociedad de la empresa”.

La lucha contra la discriminación en la UE

El Tratado de Ámsterdam y posteriores directivas europeas protagonizaron parte del debate. El Tratado supuso un hito en la lucha contra la discriminación en la UE. Gracias a su firma, las instituciones europeas adquirieron competencias para regular la igualdad de trato en el acceso al empleo, la formación y la promoción profesional, así como a las condiciones de trabajo.

Recordó Ángeles Alcázar que en el año 2000, la Unión Europea adoptó dos directivas para combatir la discriminación. La primera establece un marco para evitar la discriminación en el empleo por motivos de religión o creencia, discapacidad, edad y orientación sexual (Directiva del Consejo 2000/78/CE, de 27 de noviembre de 2000, relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación).

Desde su aprobación, cada uno de los 27 países miembros de la Unión Europea ha ido incorporando estas normativas a su propia legislación nacional. En España, estas directivas se transpusieron al ordenamiento jurídico a través de la Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y del orden social, creando un nuevo marco de protección legal ante casos de discriminación por origen racial o étnico en nuestro país.

correos2 copia

También se expusieron sobre la mesa redonda aspectos relacionados con la gestión de la diversidad en las políticas de Recursos Humanos. “Un buen gestor de personas lo que tiene es que analizar sus necesidades para implantar políticas que comprometan a las personas con la organización”, según Ángeles Alcázar.

En su opinión, el compromiso de la Dirección es esencial en cualquier plan de gestión global de la diversidad; “es un tema de negocio y de resultados”. “Es una competencia que debe estar en el negocio; en el ADN del directivo o manager”. Gestionar la diversidad, señaló,  “no es un elemento de RSC, es estratégico”.

Explicó Ángeles Alcázar que por primera vez en la historia de España conviven cuatro o cinco generaciones en el mismo tiempo y espacio en el trabajo, y tienen una diferencia de edad aproximadamente de 51 años.  “Cada generación tiene su cultura, sus valores, sus ideales, sus gustos y su idioma propio, pero además la globalización y la escasez de recursos han impactado en cada una de ellas de manera distinta en el concepto de compromiso con la organización”.

“Es el momento de reflexionar qué aporta cada generación, cómo y en qué medida, para proporcionar a los líderes empresariales palancas que les permitan gestionar la diversidad generacional como una herramienta de éxito. Es evidente que el know how de las organizaciones se encuentra en sus personas. Necesitamos herramientas para transferir el conocimiento, pero también hay que preguntarse ¿para qué?, con el fin de comprometer al equipo humano, desmotivado por la adversidad generacional”:

  • Los mayores de 50 años no están ni se les espera en el mercado; se alarga la fecha de su jubilación y no hay desarrollo ni promoción para ellos.
  • La generación X, la mejor formada, está desmotivada. Sus expectativas se han enfrentado a una realidad de bajos sueldos, y la sobreabundancia de licenciaturas les han impedido llegar a donde pensaban.
  • La generación Y es la generación perdida; formados, emigrantes y desempleados. Los que se han incorporado al mundo laboral están realizando una actividad que requiere una formación inferior a su nivel de estudios.
  • La generación Z ha crecido en el desencanto y en un mundo laboral marcado por la precariedad, en una posguerra del mercado de trabajo que provoca una incertidumbre.

Por todo ello, “es esencial incorporar una nueva competencia en todas las organizaciones, y en especial para los manager, si queremos capitalizar el conocimiento y talento de las compañías”, señaló Ángeles Alcazár.

Share

About Elena Cascante

Fundadora y presidenta de la asociación 50 PLUS, impulsora de la iniciativa Generacciona
Loading…